Musica

Loading...

lunes, 21 de marzo de 2011

Carne Fecunda

Muerdeme

Que la sangre se escurra por tus labios.
Prueba el sabor del fuego liquido que helará mi alma eternamente.

Escucha el canto de la noche, mira a la luna que como una herida roja, sobre el cielo se alza.
Hazme olvidar el candor de la inocencia.
Cubreme con el negro sudario de tus labios y meceme hasta dormir eternamente.

Fundete en mi cuerpo y sella todo paso a la piedad.

Se mi fiel y eterno amante.
Serán tus fríos ojos los que mi rostro contemple.

Cubre de niebla nuestros cuerpos, retorciendose en el calor del pecado.
Llena mi vientre con tu fruto.

Y es mi alma el precio del amor no nato. Se mi eterna agonía y mi eterna admiración.

Desgarra mi tersa piel de virgen.
Haz de mi alma una bandera que ondees ante las almas putrefactas de Dios.
Dame el poder del viento, el fuego y la tierra.

Almas que gritan en la colina, por fin escucho vuestras voces.
Muertos que descansan, al fin puedo levantaros.
Y en las entrañas de un pájaro muerto, el futuro puedo mirar.

Yace de nuevo conmigo esta noche, y que mi abultado y fecundo vientre
no sea un problema para disfrutar de los placeres de la carne.

Maldita mi carne por que tu la cubres con tus labios. Maldito el fuego que quemara mi rostro.
Maldita eternamente.

Escucho el maullar de los gatos en celo, el anuncio de muerte que trae el lobo con su aullido.
Huelo la carne putrefacta de los cadáveres, contemplo los orines que se acumulan en las calles.
Este es el mundo que como ofrenda contemplo por ti, para ti.


hija repudiada del amor, bastarda infernal que anida en mi seno, tu mundo es mi mundo.
el aroma de su sexo aún permanece en mi piel...
Con la llegada de la sangre renaces en el mundo, con el derramamiento de la sangre vivirás.

oide os ruxidos que dan as bruxas que non poden deixar de queimarse...
Miro la luna llena que en el cielo se alza como una herida abierta....y su sangre llenarán mis senos maternales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario